SUBIR
  VOLVER A
BIBLIOTECA

Cuerpo sano también en verano

Cuerpo sano también en verano

 

Inmersos en pleno verano, nos preocupamos más que nunca de nuestra imagen e intentamos, a veces sin mucho éxito y mediante medidas poco saludables, quitarnos los kilos que hemos ido acumulando a lo largo del invierno. Es difícil sucumbir a la tentación de tomar unas cervezas con los amigos, los helados paseando por la playa, la paella de los domingos, etc. Esta vida social se traduce en sonrisas pero también en más calorías y menos ejercicio físico. Pero más allá de la parte estética, el sobrepeso y la obesidad son graves problemas de salud. Este verano, ¡vamos a sentirnos bien por dentro y por fuera!


Alimentación, ejercicio físico e hidratación

Los dos pilares fundamentales para prevenir la obesidad y estar sanos, tanto de cuerpo como de mente, son la alimentación y el ejercicio físico.

Con el calor tenemos menos hambre pero tendemos a pasar “picando cualquier cosa”. Nuestra alimentación en verano debe basarse en frutas y verduras de temporada que nos hidraten bien, además de aportarnos fibra, vitaminas y sales minerales.

Actividad Física

Es muy importante realizar actividad física regular para mantener un óptimo estado de salud, no solo físico, sino también mental. Además de un cuerpo firme y ágil, nos ayudará a tener una actitud positiva y liberar el estrés acumulado a lo largo de los meses invernales. Según una última revisión publicada, no hay un deporte “estrella”. Es igual qué actividad sea la que se realice, lo importante es hacerla y moverse. Lo ideal es realizarlo al aire libre y en el campo, no solo por la calidad del aire, sino porque la visión de parajes naturales tiene un impacto positivo en nuestra salud. Relaja y reduce el estrés, mejora el funcionamiento psicológico e incrementa la autoestima. Si no podemos ir al campo, debemos alejarnos de las zonas urbanas, más expuestas a contaminantes e irritantes ambientales.

Hidratación

Y bebamos, para compensar la pérdida de agua y sales minerales por el sudor, pero bebamos agua, el alcohol termina deshidratando y los refrescos suelen contener azúcares (o lo que no es mejor, edulcorantes artificiales). Cuando se realiza actividad física, los músculos disipan la energía en forma de calor. Para termo-regular el cuerpo, el organismo pone en marcha una serie de mecanismos como es la generación de sudor para poder enfriarse. La pérdida de agua en forma de sudor, influenciado también por las condiciones ambientales y por el consumo de glucógeno como sustrato energético, puede suponer una disminución del rendimiento físico y cognitivo cuando las pérdidas alcanzan un 2%. Por dicho motivo, en verano cobra más importancia el tema de la hidratación por el mayor riesgo a padecer un “golpe de calor”.

Por ello, se debe evitar realizar ejercicio en las horas puntas de sol y calor. Si la actividad física tiene una duración superior a los 60 minutos, entonces se debe optar por bebidas que aporten electrolitos (especialmente sodio) junto hidratos de carbono de rápida absorción como glucosa o fructosa. También debe recordarse que durante las 2 horas siguientes a la realización de la actividad física, el cuerpo sigue perdiendo agua. Por ello, la reposición hídrica no solo es durante el ejercicio, si no antes, durante y después.

Una buena alternativa a las bebidas isotónicas que contienen gran cantidad de azúcares añadidos es el agua de coco virgen. Este agua se obtiene del coco verde (Cocos nucifera) justo antes de que se comience a formar la pulpa, y contiene electrolitos tan interesantes en verano como potasio, calcio, sodio, fósforo y magnesio, por lo que es ideal para compensar las pérdidas después de realizar ejercicio físico o cuando se ha sudado mucho. Su sabor es excelente y se puede tomar sola o combinada en batidos, añadida a cualquier bebida o incluso para hacer salsas.


La importancia de los complementos alimenticios

Si con una buena alimentación y ejercicio físico regular no conseguimos los resultados deseados, o queremos llegar a ellos de forma más rápida, podemos incluir ciertos complementos alimenticios a base de extractos de plantas y otros nutrientes que pueden ayudarnos a mejorar nuestro estado físico.

Micronutrientes

Primero de todo debemos aportar aquellos micronutrientes que necesita nuestro organismo para funcionar diariamente. Estos son las vitaminas, minerales y compuestos presentes en las plantas. Cuando se hace dieta es normal que su aporte disminuya, y es la causa principal del cansancio y agotamiento que se nota. Por eso, aportar estos nutrientes sin aumentar la ingesta calórica es muy importante. Podemos incorporar en nuestra dieta un complemento de vitaminas, minerales y fitonutrientes que, en conjunto, pueden ayudar al funcionamiento normal del metabolismo y reducir el cansancio y la fatiga. También existen otros fitonutrientes que tienen acción antioxidante, que nos ayudan a controlar el daño causado por el exceso de radicales libres, más acentuado en verano y cuando realizamos ejercicio físico.​​​​​​​

Mejora tu circulación

​​​​​​​Otro problema asociado a las altas temperaturas estivales es la mala circulación, debido al efecto vasodilatador sobre las venas. Los síntomas más habituales son sensación de pesadez en las piernas, cansancio, hinchazón, hormigueos e, incluso, calambres. Los problemas circulatorios están fuertemente ligados al factor genético, pero llevar un estilo de vida poco saludable puede favorecer su aparición. El tabaquismo, el exceso de colesterol, la obesidad o el sedentarismo son causas directas de esta molesta dolencia. Por tanto, procura moverte diariamente, evita el exceso de sol, vigila tu alimentación, bebe mucha agua y no abuses de la ropa ajustada. También puedes incluir en tu dieta un complemento alimenticio a base de plantas que te ayudan a tener una buena circulación. La combinación de extractos patentados de raíz de salvia, hoja de olivo, espino blanco, rusco, cúrcuma, Ginkgo, jengibre, ajo negro y extracto de semilla de uva, permite que actúen de forma sinérgica para apoyar la circulación. Los extractos deben ser de alta calidad y eficacia demostrada por ensayos clínicos.



Reducción de la fatiga y mejora del rendimiento físico

Uno de los complementos que está incrementando su interés, tanto en el ámbito deportivo como en el del antienvejecimiento, son aquellos a base de CoQ10 bioactiva: el ubiquinol. La fatiga es la manifestación del agotamiento de energía. Distintas investigaciones han comprobado que la administración oral de ubiquinol, la forma reducida del coenzima Q10, mejora el rendimiento físico y la sensación subjetiva de fatiga durante el ejercicio, aumentando la tolerancia al esfuerzo y el rendimiento deportivo. De manera natural, el cuerpo humano sintetiza y metaboliza esta enzima, pero debido a varios factores, como la edad, el estado de salud o el esfuerzo hacen que las necesidades aumenten por encima de la velocidad de síntesis. Éste coenzima permite maximizar la obtención de energía a partir de la oxidación de los nutrientes de los alimentos. Debemos elegir complementos a base de ubiquinol o forma reducida del coenzima Q10, ya que es más eficaz y se absorbe mejor por el organismo que en forma de ubiquinona. Además el ubiquinol tiene acción antioxidante mientras la ubiquinona no.

Una ayuda para el sobrepeso

​​​​​​​Existen complementos a base de extractos de plantas que nos van a ayudar a controlar el peso corporal. Una de las plantas con más evidencia clínica es el té verde (1). Distintos estudios han mostrado que los principios activos de esta planta, las catequinas, son capaces de interferir en la absorción de las grasas por el intestino (lipolisis) y de aumentar la termogénesis para ayudar en la pérdida de peso.

​​​​​​​La baja absorción de estos polifenoles hace que su eficacia se reduzca. Pero con suerte, podemos encontrar complementos con tecnologías avanzadas (como la Tecnología Phytosome®), que aumentan la absorción y biodisponibilidad de los principios activos, lo que se traduce en una mayor eficacia. Además, podemos encontrar extractos de té verde descafeinados, por lo que puede tomarse también por la noche sin producir alteraciones en el sistema nervioso como taquicardia e insomnio.

Un ingrediente novedoso en el mercado de los complementos alimenticios son los extractos oleosos a base de raíz de regaliz (Glycyrrizha glabra). Existe un extracto patentado por la empresa japonesa Kaneka Corporation conocido como Glavonoid™, incluido como ingrediente Novel Food a petición de la Comisión Europea, y que las autoridades japonesas (Asahi Food and Healthcare) han reconocido su potencial en la supresión del aumento de grasa corporal, especialmente la visceral. Este complemento puede recomendarse a personas con sobrepeso u obesidad, con síndrome metabólico y para personas deportistas que quieran reducir su masa grasa.


Recordad, para tener un cuerpo sano, debemos mantener un estilo de vida activo y saludable, evitando el sedentarismo y alimentándonos de forma consciente, incluyendo complementos alimenticios que puedan ayudarnos con nuestros objetivos. Y claro que sí, darse algún capricho que otro. ¡Feliz verano!

 

​​​​​​​Mar Blanco

  • Consultora alimentaria especialista en complementos alimenticios.
  • Licenciada en Farmacia y Ciencia y Tecnología de los Alimentos por la UB. Máster en Dietética y Dietoterapia en la UV.
  • Posgrado en interacciones Fármaco-Alimento en UB.
  • Miembro de los grupo de trabajo de complementos alimenticios y complementos alimenticios y deporte del COFB. ​​​​​​​

Reservados todos los derechos ©. Queda prohibida la reproducción, parcial o total del contenido bajo cualquier forma sin el consentimiento previo y por escrito de Cien por Cien Natural SL. Si desea compartir la información, se permite la reproducción citando a Cien por Cien Natural SL o utilizando el link de su web. Cien por Cien Natural SL no se responsabiliza de uso indebido del contenido del artículo.

Otros artículos que pueden interesarte