SUBIR
  VOLVER A
BIBLIOTECA

¿Sabía que las Áreas Marinas Protegidas son parte del Objetivo de Desarrollo Sostenible nº14?

¿Sabía que las Áreas Marinas Protegidas son parte del Objetivo de Desarrollo Sostenible nº14?

 

​A veces nos encontramos en el rincón filosófico, y esta vez el hada de la inspiración tocó a nuestra puerta después de una reunión con Greenpeace donde las propuestas de Áreas Marinas Protegidas (AMP) fueron uno de los temas tratados. Tenemos la seguridad de estar protegiendo las áreas marinas en general, y sentimos que es hora de abordar el problema de manera más abierta.

¿Por qué hay necesidad de Áreas Marinas Protegidas (AMP)?

Las AMP no solo se refieren a las pesquerías, aunque parecen ser una parte importantes de esta necesidad de protección. Lo que sabemos hoy en día es que, las actividades pesqueras mal reguladas y la inclinación de la humanidad a explotar los recursos naturales, han provocado una situación en la que el 85% de las poblaciones de peces del mundo están sobreexplotadas o pescadas a capacidad.

Tendencias globales en la situación de los stocks de pescados marinos, 1974-2011

Las Áreas Marinas Protegidas son un complemento vital para la gestión sostenible de la pesca, ya que ayudan a mantener la diversa red de vida oceánica y refuerzan la resiliencia de los sistemas oceánicos ante las amenazas, incluido el cambio climático.

Protegen hábitats frágiles de vivero y especies vulnerables, y ayudan a apoyar todo el ecosistema marino.

Además, sabemos que, a menos que encontremos una manera ingeniosa y no caníbal de controlar el crecimiento de la población (o Elon Musk tenga éxito al crear nuestro segundo hogar en Marte), es probable que seamos 9.700 millones de personas en la Tierra en 2050 que necesitan ser alimentadas de una manera menos intensiva y más respetuosa con el medio ambiente (que consuma menos CO2).

¿Le he perdido? Espero que no, porque vuelvo a las AMP en un minuto. Lo prometo. Para producir suficientes productos marinos de forma sostenible para la población, tenemos que cultivar nuestra acuicultura, que depende de los ingredientes marinos de las pesquerías silvestres (salvajes). Esto no solo es importante para la salud de los peces de las piscifactorías, sino también para mantener el equilibrio natural de los omega 3 cuando los humanos los consumen.

Es necesario que las Áreas Marinas Protegidas se encarguen de proteger la biodiversidad, ya que durante los últimos 40 años hemos perdido casi el 50% de las especies en peligro de extinción del mundo, pero también para reconstruir las poblaciones de peces que han sido sobreexplotadas, para que la demanda futura de alimentación no destruya nuestro planeta.

El siguiente mapa muestra la captura como porcentaje de la biomasa total.

¿Cómo podemos tener éxito con el establecimiento de Áreas Marinas Protegidas?

Existe una ambición global para establecer Áreas Marinas Protegidas (AMP) que en total constituyan el 30% de nuestros océanos. Este es, en realidad, un objetivo secundario del Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 14, del que nos hemos comprometido a ser parte de la solución.

No existe una hoja de ruta única que nos guíe en cómo hacer un AMP, pero debo decir que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha realizado un gran trabajo sobre las diferentes ideas sobre cómo debería ser un AMP. Se ha determinado seis categorías diferentes, que puedes encontrar aquí. Es una visión corta y dulce.

En mi opinión, parece claro que se debe intentar aplicar la escala completa de las diferentes categorías de AMP establecidas para alcanzar el objetivo del 30% y permitir que las pesquerías sostenibles coexistan junto con las AMP. Creemos que no es beneficioso cerrar todas estas áreas en zonas donde se prohíba la pesca, eso sí, solo en el caso de que las pesquerías que operan dentro de esas zonas lo hagan con precaución y no realicen una sobrepesca. Aunque si vemos la necesidad de tener zonas de no-captura para aumentar la resiliencia climática y construir la protección de especies de importantes y críticos hábitats de alimentación.

Las categorías de áreas protegidas están actualmente bajo revisión para ajustarse a las cambiantes necesidades de conservación, y las AMP mencionadas en el informe de Greenpeace no están formalmente adoptadas por el organismo regulador (CCRVMA-Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos) que rige la conservación de recursos marinos vivos como el krill antártico. Siempre hemos intentado hacer lo correcto, y estamos en diálogo con científicos y ONG ambientales para explorar, junto con nuestros compañeros de la industria, las posibilidades de zonas voluntarias.

Somos positivos con la idea de establecer Áreas Marinas Protegidas para crear buenas áreas de referencia para la ciencia, pero es bueno recordar que no existe una “talla única” para la protección marina. Tampoco es suficiente dibujar líneas en un mapa porque los recursos marinos ‘nadan’ y pueden moverse entre las áreas que los humanos deciden proteger. Sin embargo, debe estar respaldado por el trabajo científico.

Creemos que las pesquerías sostenibles y las Áreas Marinas Protegidas pueden y deben coexistir.

No queremos aburrirlo con hechos, pero si todavía no está familiarizado con lo que significa operar una pesquería sostenible, aquí hay cuatro puntos clave de lo que implica:

1. Una pesquería sostenible significa que se cosecha por debajo de la capacidad de la especie para que esta se regenere y para que su biomasa siga viva.

Para una pesquería normal, la captura tiene que ser inferior al 10% de la biomasa (FAO 2016). En cambio, para la pesquería de krill, la cuota se establece en 620,000 toneladas métricas, que es aproximadamente el 1% de la biomasa total estimada del kril.

Es posible que haya escuchado que la estimación de biomasa del krill antártico está desactualizada. Pero no se preocupe, una nueva encuesta de biomasa está programada para enero/febrero de 2019. Y durante los últimos 7 años se han realizado estudios anuales de monitoreo de krill que no muestran una tendencia ni al aumento ni a la disminución de la biomasa total de krill en la Antártida.

Es importante tener en cuenta que, como se hizo en las encuestas a pequeña escala, la industria del krill contribuirá con sus flotas, lideradas por investigadores independientes a bordo, para que esta encuesta se realice. ¿Por qué? Porque reconocen que tienen una responsabilidad ambiental en estas áreas y sus operaciones a largo plazo dependen de ello.

Si necesita más datos y ciencia, puede leer un informe de la Asociación de Pesca Sostenible (SFP) que, por tercer año consecutivo, otorga a la pesquería de krill en la Antártida una calificación “A”, lo que significa que las operaciones se encuentran en “muy buenas condiciones”.

2. Una pesquería sostenible es aquella donde todas las capturas de la especie están bien registradas y la información es clara y transparente.

Con los requisitos establecidos por la CCRVMA para operar una pesquería de krill en la región antártica, más el requisito específico de tener un observador independiente a bordo de cada barco de captura de krill para garantizar el informe adecuado de los volúmenes de captura de especies, es prácticamente imposible pescar krill ilegalmente. Aunque se reporten todos los datos, aún hay potencial para mejorar la disponibilidad de estos datos. Estamos trabajando en la creación de un sitio donde publicaremos datos sobre nuestras actividades de recolección y transbordo.

Si está interesado en aprender más sobre el manejo preventivo del Krill antártico, le recomendaría este documento de investigación.

3. Una pesquería sostenible tiene bajos niveles de pesca accidental o secundaria.

Asegurar que la pesquería prácticamente no tenga capturas accidentales es parte de ser sostenible. Junto con la transparencia.

Se han evaluado las pesquerías de krill en una valoración completa siguiendo los estándares del Marine Stewardship Council (MSC-Consejo de Administración Marina), y el equipo de expertos independientes determinó que las pesquerías cumplen con los estándares aplicados. En el programa MSC se realiza una vigilancia anual de estas pesquerías, y este proceso de vigilancia continúa confirmando su alto cumplimiento. Camiel Derichs, Director Regional de Europa del MSC, admite abiertamente que pocas pesquerías en el programa MSC obtienen puntuaciones tan altas en sus evaluaciones como las pesquerías de krill antártico de Aker BioMarine.

4. Una pesquería sostenible tiene una gestión basada en el ecosistema, teniendo en cuenta todo el ecosistema y no solo la biomasa cosechada.

El organismo regulador de la vida marina en la Antártida es CCRVMA (Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos), es extremadamente estable y requiere el consenso de 25 naciones y de la UE para realizar cualquier cambio. La cuota de krill se establece en función de los límites históricos de captura y captura precautoria, teniendo en cuenta el bienestar de todas las demás especies del ecosistema antártico. De hecho, la pesquería de krill es más conservadora que las cuotas de pesquerías normales, debido a todos los animales que dependen del krill como fuente de alimento, así como al entorno único en el que viven.

Me gustaría compartir un pensamiento del profesor Stephen Nicols: “Muchos individuos y grupos preferirían que la industria del krill antártico dejara de existir. Si se abandona la pesca, se abandona la convención CCRVMA, lo que significa que la vida marina antártica ya no estará protegida por una convención integral. Tener una pesquería de krill limitada y manejada de forma sostenible es un peque

 

Otros artículos que pueden interesarte