¡Hola!

Artículo

Maqui (Aristotelia chilensis), unos frutos que mejoran los síntomas del ojo seco

El Maqui es un árbol que abunda en la Patagonia de Chile y Argentina, área geográfica de condiciones climáticas extremas. Es un pequeño árbol dioico, siempre verde que alcanza una altura de entre 4-5 m. Florece de noviembre a diciembre (la primavera austral) con flores blanquecinas. Los frutos de este árbol son unas pequeñas bayas de intenso color púrpura, oscuro y brillante que se conocen con el mismo nombre, de hecho “maki” en el idioma de los mapuches (aborígenes de la zona) significa fruto.

Árbol sagrado, alimento y medicamento del pueblo mapuche

El Maqui, es uno de los árboles sagrados de los mapuches, y en algunas zonas, junto al canelo y el laurel, forman parte del altar sagrado llamado “Rehue”, utilizado en ceremonias y rogativas.

El pueblo mapuche ha utilizado desde tiempo inmemorial las bayas de maqui como alimento y forma parte de platos típicos, como el “curanto” plato de composición variable a base de carne y verduras cocinadas en un hoyo practicado en la tierra y cubierto de piedras calientes. También toman su zumo y fabrican a partir del jugo fermentado una bebida alcohólica llamada TECU. Asimismo, los tallos y hojas tiernos resultan comestibles.

Ampliamente utilizado en la medicina tradicional mapuche, las bayas se utilizan para desinflamar y cicatrizar, como diaforético (para provocar la sudoración) y como digestivo, diurético y expectorante. El jugo de las hojas se usa para curar heridas, contra la diarrea y como analgésico.

 

Un poco de historia

Cuenta el Dr. Jorge Alonso, en su revisión del Maqui que, en 1496, el cronista chileno Alonso de Ovalle, relataba que las hojas del maqui servían contra quemaduras y que en 1889 el Doctor chileno Adolfo Murillo, mencionaba el poder antiinflamatorio del jugo y de las hojas en afecciones de garganta y que Vicuña Mackenna, político e historiador chileno de finales del siglo XIX, reseñaba que los aborígenes utilizaban el maqui para las diarreas por su poder astringente y que también lo usaban en las casas grandes de la capital Santiago (Alonso J. Rev. Farmacol. Chile (2012) 5 (2):95)

Actividad principal de los frutos del maqui

Los frutos deben su intenso y oscuro color púrpura a su contenido en antocianidinas, sustancias de gran importancia por sus efectos beneficiosos para la salud de los humanos.

Entre las antocianidinas, el componente mayoritario resulta ser el delfinidin 3 sambubiósido-5-glucósido (34% del total). Las antocianidinas tienen una fuerte acción antioxidante, pero los frutos de maqui tienen también otros flavonoides de acción antiinflamatoria y antioxidante (como la quercitina), vitamina C y minerales oligoelementos, destacando la presencia de bromo, zinc, cloro, cromo, vanadio o molibdeno.

Se ha demostrado que las antocianinas son muy efectivas en atrapar especies reactivas del oxígeno (radicales libres) que cuando están en exceso en el organismo son causa de diversos trastornos de salud, inflamación y envejecimiento. Además son capaces de inhibir la oxidación de las lipoproteínas como el LDL colesterol (“colesterol malo”) cuya oxidación da lugar a la formación de placas de ateroma (depósito de grasa en las arterias) que aumentan el riesgo de accidentes cardiovasculares.

Los extractos de frutos de maqui tienen un gran poder antioxidante. Cuando se ha comparado el contenido de antocianidinas y poder antioxidante de estos frutos con marcado efecto antioxidante se ha visto que el jugo concentrado de maqui presentó mayor contenido en polifenoles y capacidad antioxidante superior que los jugos de: uva, mora, fresa, arándano rojo, arándano azul y frambuesa, e incluso de otros frutos de la región considerados de alto valor como el acai.

 

[Miranda-Rottmann et al., J Agric Food Chem 50:7542-7547, 2002] 

 

Extracto de Maqui y beneficios para el ojo seco

Se sabe desde hace tiempo que las antocianidinas contenidas en muchos frutos son beneficiosas para la vista, lo que se ha comprobado en diferentes estudios en animales y en humanos. Este hecho y la constatación de la elevada concentración de antocianidinas en los frutos de maqui, han llevado a constituir una línea de investigación sobre los efectos que los extractos de estos concentrados de estos frutos podrían tener sobre la salud ocular, encontrándose que los resultados de los estudios indican que son altamente beneficiosos para la salud ocular, especialmente para el ojo seco.

Pero, ¿qué es el ojo seco?

Los síntomas debidos al síndrome del ojo seco constituyen la causa más frecuente de consulta en oftalmología y suponen un trastorno que va en aumento exponencial afectando no solo a personas de edad sino cada vez más a personas en rangos de edad más jóvenes, presentándose en la actualidad incluso en niños.

La película lagrimal que recubre la córnea y la conjuntiva del ojo, lo protege de los elementos externos y mantiene su humedad y lubricación, fundamentales para una buena visión. Esta película lagrimal está formada por tres capas de sustancias que se mezclan para formar la película: una parte mucilaginosa que permite que se adhiera al ojo, una parte acuosa segregada por las glándulas lagrimales y una parte lipídica (grasa) segregada principalmente por las glándulas de Meibomio. Cuando por alguna causa la película lagrimal se altera, por disfuncionalidad de las glándulas que segregan las distintas capas, por no parpadear lo suficiente para cubrir el ojo de películas o porque las condiciones ambiéntales causan una mayor evaporación, se producen síntomas de ojo seco, que se manifiesta con enrojecimiento, picor, escozor, sensación de disconfort e incluso lagrimeo, pues el ojo cuando se siente seco tiende a fabricar más lágrima (parte acuosa). 

Las causas del ojo seco son múltiples y variadas, por un lado el envejecimiento es causa de sequedad ocular ya que puede afectar a la función de las glándulas lagrimales y de las glándulas de Meibomio, pero también afectan a la producción de la película lagrimal las condiciones ambientales y el estilo de vida. Entre las condiciones ambientales cabe destacar la climatización, la calefacción (que producen una mayor evaporación de la película lagrimal) o la contaminación. Pero otro factor importante es el uso y abuso de pantallas, pasamos una buena parte del día delante de pantallas de ordenadores, tabletas y teléfonos móviles, cuando usamos estos aparatos a parte de la luz que recibimos, parpadeamos menos, lo que disminuye el reparto de película lagrimal y aumenta la evaporación, y además obligamos a nuestros ojos a un esfuerzo continuo de enfoque que acaba produciendo fatiga visual y síntomas de ojo seco. Asimismo, deben considerarse otros factores como el uso de lentes de contacto o ciertos medicamentos (como los del grupo de los antidepresivos o antihistamínicos) que afectan a la producción de lágrima.

Maqui en la sequedad ocular

Como se ha comentado, partiendo de la experiencia de cómo otros frutos conteniendo antocianidinas (como el grosellero negro) eran beneficiosos para la función ocular, se inició una línea de investigación con Maqui dado su alto contenido en estas sustancias.  Un estudio preliminar en ratas comparó el efecto que extractos de grosellero negro, de arándano azul y de maqui, podían tener sobre el ojo de ratones sometidos a condiciones ambiéntales que les causaban sequedad ocular, frente a un grupo de ratas sin tratamiento. El extracto de baya de Maqui rico en delfinidina 3,5-O-diglucósido, (antocianina específica de la baya de maqui), suprimió la formación de especies reactivas de oxígeno del tejido de la glándula lagrimal y conservó la secreción de lágrimas en mayor medida que los extractos de grosellero negro y, arándano azul (Nakamura et al. J Func Food 10:346-354, 2014).

Este efecto ha sido confirmado en humanos en un estudio en voluntarios sanos con ojos moderadamente secos, en el que se constató una mejora significativa de volumen de fluido lagrimal ya después de 30 días de tratamiento y mayor después der 60 días de tratamiento. En este estudio se probaron, frente a placebo, dos dosis una de 30 mg de extracto de maqui al día y otra de 60 mg/día del mismo extracto, obteniéndose mejores resultados con la dosis más alta (Hitoe et al. Panminerva Medica 56 (3 Suppl 1):1-6, 2014).


Asimismo, los resultados preliminares de un estudio realizado en pacientes con fatiga ocular y ojo seco, con 60 mg de del extracto de maqui utilizado en los estudios anteriores, produjo a las 4 semanas un Incremento en la secreción de fluido; alivio de la fatiga ocular; mejora de los síntomas oculares molestos y del enrojecimiento ocular [estudio aún no publicado, patrocinado por Anklam Extrakt (Alemania); ORYZA (Japón); MNL (Chile)]

Como conclusiones de los estudios se puede afirmar que:

La administración de 60 mg diarios del extracto de maqui utilizado en los estudios, aumenta significativamente la generación de líquido lagrimal y mejora los síntomas relacionados con ojo seco en personas con síntomas de ojo seco y puede suprimir la muerte celular de los fotorreceptores, inducida por la luz visible a través de la inhibición de la producción de especies reactivas de oxígeno.  

 

 

Descargas:

Maqui (aristotelia chilensis), unos frutos que mejoran los síntomas del ojo seco

Autor/a: Mª José Alonso. Farmacéutica. Artículo escrito para 100% Natural.

Reservados todos los derechos ©. Queda prohibida la reproducción, parcial o total del contenido bajo cualquier forma sin el consentimiento previo y por escrito de Cien por Cien Natural SL. Si desea compartir la información, se permite la reproducción citando a Cien por Cien Natural SL o utilizando el link de su web. Cien por Cien Natural SL no se responsabiliza de uso indebido del contenido del artículo.

Acceso de usuarios

Email
Contraseña
¿Olvidaste tu contraseña?
Acceso automático para futuras visitas

Mantente informado de las últimas noticias

Soy: Particular Profesional
  Acepto las condiciones de uso.

Aviso legal y LOPD | Condiciones generales | Contacto


Copyright, Cien por Cien Natural S. L.